miércoles, 18 de septiembre de 2019

ENCENDIENDO VIDAS.

Todos estamos llenos de luz.

Lo que varía es la cantidad dependiendo de nuestro momento mental. Ahora... ¿Hacia dónde apunta tu foco?

A veces depositamos nuestra luz fuera o en los demás. En otras ocasiones, intentamos captar fuera o en otros, la luz que necesitamos para nosotros.

Pensemos... ¿No sería mejor aprovechar lo que tenemos? Es decir, alimentar nuestra propia luz.

Cada vida está llena de pequeños rayos que observar. Nuestras luces y sombras. Nosotros decidimos en que depositar nuestra energía. Encendiendo o apagando nuestra sonrisa.
De esta manera nuestra luz, cada vez será más y más grande, hasta iluminar la oscuridad. 

Los demás nos verán resplandecientes y podremos compartir con ellos esa luz, encendiendo vidas.

Somos el reflejo de lo que llevamos dentro.
Y cuando limpias todas tus sombras, solo queda: Luz.


Para no perderte nada:
Instagram: nataliagallego.p
Facebook: Compartemiilusion 

1 comentario:

  1. Qué bonita reflexión. Yo ahora estoy enfocada en mis alumnos y mi familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar